Una de las metas que nos marcamos como escuela es que nuestro alumnado reciba una formación integral.

Concebimos la formación como un proceso consciente y continuo donde desarrollamos sus capacidades y valores así como aprender a experimentar y convivir con el entorno.

Dentro de este proceso perseguimos desarrollar de forma coherente todas y cada una de las dimensiones del ser humano (ética, espiritual, cognitiva, afectiva, comunicativa, estética, corporal y social). 

Así, la persona alcanza su realización como ser humano en cada uno de sus ámbitos y dimensiones dentro de la sociedad.

Dimensión Ética

La dimensión ética del ser humano hace referencia a la capacidad que posee un individuo para identificar qué está bien y qué está mal. En la escuela nos esforzamos porque nuestro alumnado asuma principios y valores así como llevar a la práctica acciones coherentes con su pensamiento.

Dimensión Espiritual

El aspecto espiritual se refiere a las ideologías católicas las cuales son adquiridas a través del aprendizaje cultural y social. Queremos establecer una comunicación comunitaria con Dios así como potenciar la participación social y el apostolado, sintiéndonos comprometidos haciendo el bien hacia los demás.

Dimensión Cognitiva

El área cognitiva está directamente relacionada con las habilidades del ser humano para adquirir e interpretar información con el fin de crecer y ser mejor. Trabajamos para que el alumno/a sea capaz de entender cómo entender, interactuar con su realidad, fomentar el aprendizaje y despertar la curiosidad.

Dimensión Corporal

Educamos el desarrollo físico humano para alcanzar su máximo potencial. Este proceso depende de factores naturales como la alimentación, edad y el género de la persona. En este sentido, se promueve el desarrollo corporal a través de la práctica de deportes y del consumo de alimentos saludables.

Dimensión Social

En términos generales, es el proceso por el cual una persona reconoce sus derechos dentro de la sociedad. Además, este procedimiento también abarca la necesidad del ser humano de conocer las leyes, hacerlas cumplir y ser consciente de sus derechos.

Dimensión Comunicativa

Se trata, básicamente, de la capacidad que posee un individuo para expresarse adecuadamente con otras personas que forman parte de su entorno social. A través de diferentes actividades, transversal a todas las asignaturas, se trabajan las destrezas necesarias como para dar a conocer opiniones, ideas y conocimientos.

Dimensión Afectiva

El desarrollo afectivo tiene el objetivo de ayudar a comprender qué son las emociones y cómo gestionarlas de la mejor manera. Las capacidades afectivas de una persona influyen en su habilidad para generar lazos sociales y en cómo sostiene estas relaciones a lo largo del tiempo. La inteligencia afectiva también está relacionada con áreas como la salud, debido a su estrecha conexión con el bienestar mental. En este sentido, podemos decir que una persona con habilidades afectivas plenamente desarrolladas es capaz de crear lazos emocionales más fuertes y estables.