Nuestra Misión, Visión y Valores reflejan nuestro compromiso con una educación de calidad que no solo forma estudiantes excepcionales, sino también ciudadanos conscientes, responsables y activos. A continuación, os invitamos a conocer más a fondo los pilares que sustentan nuestra filosofía educativa.

Nuestra Misión

Somos un colegio católico, concertado y trilingüe que ofrece a nuestro alumnado y familias un entorno de formación integral, realizando un acompañamiento centrado en la persona para buscar la excelencia académica y personal y transformar el mundo siendo testigos vivos del Evangelio.

Nuestro compromiso no es solo formar personas excepcionales, sino también ciudadanos conscientes, responsables y activos.

Visión De Futuro

  • Ser un colegio referente para quien busca una formación integral para sus hijos e hijas, que atiende a todas las dimensiones de la persona.
  • Aportar al mundo hombres y mujeres que sean personas excelentes y que actúen localmente pero piensen globalmente, siendo catalizadores del cambio.
  • Formar personas que sean ejemplo de vida cristiana y honrados ciudadanos y ciudadanas.
  • Dotar a nuestro alumnado de herramientas para una comprensión del mundo y desarrollar los valores carmelitas de fraternidad y de servicio a la comunidad.
  • Caracterizarnos como una institución que promueve acciones solidarias.

Nuestros Valores

Para conseguir nuestra misión, como escuela evangelizadora, seguidora del modelo de Jesús de Nazaret, trabajamos y vivimos valores cristianos y humanos como pilares de la formación integral de nuestro alumnado.

Fomentamos una actitud de sencillez y de acogida. Favorecemos la capacidad de escuchar, dialogar y promovemos la expresión libre de ideas y creencias. Rechazamos cualquier comportamiento segregador y selectivo de cualquier tipo, creando espacios de tolerancia, respeto y paz que llevan al conocimiento, aceptación y valoración de cada individuo con sus diferencias, cualidades y limitaciones.

Cultivamos el interior como espacio del descubrimiento de uno mismo, del otro y de Dios. Lo manifestamos con alegría y paz sincera vividas desde el descubrimiento de lo trascendente en uno mismo.

Despertamos la responsabilidad y el esfuerzo de nuestro alumnado como eje para su crecimiento integral y su maduración siendo capaces de conducir su propia vida trabajando para hacer realidad el Reino de Dios en nuestra sociedad.

Siendo sensibles a las necesidades de los demás, ser capaces de ofrecer ayuda implicándose personalmente, educando al alumnado desde la perspectiva de un mundo global e interconectado en el que se necesitan personas responsables y solidarias.

"Somos una escuela . "